COMIDA KETO (1).jpg

ADELGAZAR RÁPIDO

EN CINCO PASOS

1. Reduce los carbohidratos

Empieza eliminando los alimentos ricos en carbohidratos: dulces, pan, pasta, fruta y alimentos similares. Comer bajo en carbohidratos puede acelerar de forma significativa la pérdida de peso por diversos motivos.

Para empezar, según investigaciones las dietas muy bajas en carbohidratos —también conocidas como dieta keto — reducen el hambre.

Esto te permite comer menos y adelgazar rápidamente sin restringir las calorías a propósito y sin sentir hambre o privación.

Varios estudios han mostrado que la alimentación baja en carbohidratos es más efectiva que otras dietas para perder grasa de forma rápida.

Esta impresionante pérdida de grasa puede deberse en parte a la reducción de los niveles de insulina que ocurre al comer de forma cetogénica. Cuando los niveles de insulina están bajos, el cuerpo está predispuesto a quemar grasa en vez de almacenarla.

Por último, algunas investigaciones parecen indicar que seguir comiendo bajo en carbohidratos para mantener el nuevo peso puede ayudarte a mantener alto el índice metabólico, aumentando así la probabilidad de no recuperar el peso perdido.

2. Come abundante proteína

La proteína es un nutriente esencial que tu cuerpo necesita para sobrevivir y desarrollarse.

Además, aumentar el consumo de proteína puede ayudarte a acelerar la pérdida de peso.

En primer lugar, la proteína puede suprimir el apetito al desencadenar la liberación de hormonas que ayudan a sentirnos llenos y saciados.

Además, la proteína tiene un mayor “efecto térmico” que la grasa y los carbohidratos. Eso significa que el cuerpo quema ligeramente más calorías al digerir proteína en comparación con los otros dos macronutrientes.

Comer abundante proteína también puede ayudarte a conservar la tan importante masa magra y evitar que tu metabolismo disminuya mientras bajas de peso.

De hecho, varias revisiones sistemáticas de ensayos controlados y aleatorizados han mostrado que las dietas más altas en proteína suelen favorecer la pérdida de peso a la vez que conservan el músculo.


3. Mantén un consumo moderado de grasa

Cuando se quiere bajar kilos rápidamente, comer menos grasa puede tener sentido.

No obstante, no es buena idea seguir una dieta que sea a la vez baja en carbohidratos y en grasa. Probablemente acabarás sintiendo privación en unos pocos días o semanas, y no cabe duda de que no es viable a largo plazo.

No hay necesidad de temer a la grasa.

Dicho esto, comer cantidades excesivas de grasa no es una buena estrategia para adelgazar de forma rápida. Incluso al seguir una dieta muy baja en carbohidratos, comer más grasa de la que tu cuerpo necesita puede frenar la pérdida de peso en vez de acelerarla.

Así que no añadas grandes cantidades de manteca, crema para batir u otra grasa a la comida. Además, evita o minimiza el consumo de bombas de grasa o caprichos similares que proporcionan muy pocas proteínas u otros nutrientes.

En su lugar, come la suficiente grasa para dar sabor y sustancia a la comida, pero no tanta como para llenarte demasiado. Permite que tu cuerpo queme la grasa almacenada en vez de la grasa que consumes.


4. Come verduras sin almidón

Las verduras de hoja verde y otras verduras sin almidón son alimentos excelentes para bajar de peso de forma rápida. Son muy bajas en carbohidratos y calorías, pero proporcionan fibra que te puede ayudar a sentirte lleno.


5. Haz algo de ejercicio, pero no te excedas

¿Hacer ejercicio durante varias horas ayuda a adelgazar más rápidamente? De acuerdo a los estudios, la actividad física por sí misma tiene un efecto limitado en la pérdida de peso. La alimentación parece tener un efecto mucho mayor.

No obstante, hacer ejercicio de forma regular puede proporcionar beneficios durante la pérdida de peso.

Hacer actividades aeróbicas (ej., caminar rápidamente o andar en bicicleta), el ejercicio de resistencia (ej., levantar pesas) puede aumentar el índice metabólico y ayudar a preservar la masa muscular mientras bajas de peso.

Aunque es bueno realizar actividad física, ejercitarse de forma vigorosa durante varias horas a diario no es necesario ni recomendable para adelgazar ni para disfrutar de una buena salud. Además, puede ser abrumador hacer cambios drásticos de dieta y de rutina de ejercicio al mismo tiempo.

Así que, prueba a hacer pesas, flexiones u otros ejercicios de resistencia durante 15 a 30 minutos varias veces por semana. Camina, corre, baila, anda en bicicleta o haz alguna actividad aeróbica similar de 30 a 60 minutos la mayoría de los días si te es posible.

En resumen, intenta mover el cuerpo de alguna forma a diario sin forzarte para hacer más de lo que puedes aguantar de forma confortable.