• Silvia María Corbo Lómez

Mitos Sobre La Pérdida De Peso



Tantas cosas se dicen sobre qué tenemos que hacer para perder peso que, por el afán de cuidarnos, a veces resulta difícil distinguir entre información fiable y falsa y acabamos poniendo en práctica cosas que no tienen ni pies ni cabeza.

Para evitar estos consejos que pueden ser erróneos, comparto aquí cinco falsedades muy extendidas sobre la pérdida de peso.


1. La única manera de perder peso es con un régimen radical de ejercicios

Esto es falso. Bajar de peso involucra hacer cambios pequeños que puedas mantener a lo largo del tiempo. Andar en bicicleta es una buen ejercicio para mantenernos en forma.

Esto quiere decir ser físicamente más activos.

La recomendación general para un adulto es hacer al menos 150 minutos de actividad física -puede ser caminar rápido o andar en bicicleta- por semana. Se trata, en síntesis, de quemar más calorías de las que consumimos y eso puede lograrse mediante una combinación de las dos cosas.


2. Evita los carbohidratos para bajar de peso

Las dietas bajas en carbohidratos, muy de moda en la década de los 90 y en la de 2000, hicieron que estos se ganaran una mala reputación.

Sin embargo, cuando se ingieren en la cantidad adecuada como parte de una dieta balanceada, estos no conducen al aumento de peso. Siempre es recomendable comer frutas y vegetales.


3. Ciertos alimentos queman grasas y aceleran tu metabolismo

Hay dietas que recomiendan ciertos alimentos como los pomelos, la pimienta de cayena o el uso de vinagre, con el argumento de que su consumo puede contribuir a perder peso porque queman grasas.

No hay alimentos -como se dijo muchas veces del pomelo- que quemen grasas o aceleren el metabolismo.

De acuerdo a la Clínica Mayo, una prestigiosa organización sin fines de lucro estadounidense dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, no hay alimentos que quemen grasas, te hagan perder kilos más rápido o aceleren tu metabolismo de modo tal que esto tenga un efecto en tu peso.

"Las dietas que se centran en alimentos únicos, como los mencionados anteriormente, son muy restrictivas y carecen de los nutrientes que el cuerpo necesita", dice la clínica en su página de internet.

Por otro lado, cualquier pérdida de peso que se produzca como consecuencia de la restricción de calorías se revertirá una vez que abandones este régimen.


4. Los alimentos etiquetados con "bajo en grasas" o "sin grasas" son siempre una opción saludable

El problema con esta clase de productos es que muchos de ellos pueden contener más azúcar o sodio para compensar la pérdida de sabor que se genera al reducir las grasas.

Por otro lado, dice la Clínica Mayo, la grasa nos proporciona sensación de saciedad, haciendo que nos sintamos llenos por más tiempo.

"Elegir un producto sin grasa para reducir las calorías puede jugar en contra, porque puede hacer que comamos un refrigerio poco después".


5. Eliminar los refrigerios entre las comidas te ayudará a perder peso

En realidad, cuando se trata de perder peso, el problema no son los refrigerios en sí, sino de qué tipo son.

Mucha gente necesita ingerir algo entre las comidas para mantener sus niveles de energía.

"Elige frutas o vegetales en vez de papas fritas, chocolates y otros tentempiés ricos en azúcar, sal y grasa", recomienda el NHS.

114 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo